lunes, 25 de noviembre de 2013

Brian y Stewie dejan Dimensiones Malditas

Imagino que los fans de la grandiosa serie de Seth MacFarlaine, Padre de familia (Family Guy), conoceréis la triste noticia. Pero los que no, agarraos para aguantar el dolor: En el capítulo 216, Life of Brian, tendremos que despedirnos definitivamente del carismático y encantador Brian, perro de la familia Griffin. En este capítulo, el personaje morirá atropellado por un coche en un dramático episodio.

En consecuencia, debido al amor que siento por este personaje, me siento totalmente incapaz de trabajar con él en la serie, y lo mismo se tendrá que aplicar al pequeño Stewie (es imposible trabajar con uno sin el otro, a ver cómo se las apaña el asqueroso de MacFarlane). La última vez que vimos a esta magnífica pareja se encontraban en Springfield con Homer, Marge y Maggie Simpson, observando como se marchaban los jóvenes Bart y Lisa (ahora me alegro de querer darles desde el principio otra trama que será fácil eliminar, porque de haberlos metido en la principal, ya no sabría qué hacer). Otros personajes principales que murieron en su serie original mientras desarrollaba Dimensiones Malditas continúan en pie, como Neji Hyuga (Naruto Shippuden), pero es porque tendrán un papel importe que jugar, y juro que he llorado teniendo que ver como uno de mis personajes más queridos se iba de repente. Lo siento mucho por los fans de Padre de familia que sigan la serie, quiza me atreva a meter a Stewie en algún momento, pero juro que nunca volveremos a ver a Brian asomando su adorable nariz en Dimensiones, hasta que Set comprenda la gilipollez que acaba de hacer y se las apañe para devolverlo.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Dimensiones Malditas. Capítulo 24

Capítulo 24: Descontrolado

 Algo confuso, Bart condujo a su nuevo amigo de otro planeta al salón de su casa, donde la familia Simpson, Stewie y Brian contemplaron asombrados a aquel extraño ser que acababa de irrumpir en el lugar.
-Homer: Así que eres un alien ¿Y qué te trae por aquí?
-Stewie: ¡Es un extraterrestre! ¿A qué te crees que viene, a traer un pastel? Vendrá a destruir la tierra o  a pedirnos que le ayudemos en una misión inhumana
-Kururu: El balón de rugby con patas ha acertado. Vengo a pedir la ayuda de los jóvenes Bart y Lisa para cumplir una peligrosa misión
-Lisa: ¿Y de qué se trata?
-Kururu: Seguro que habéis notado cambios radicales en vuestro entorno. Elementos que no corresponden a lo habitual.
-Brian: ¡Presentes!
 -Kururu: Esto se debe a una horrible perturbación en el orden de los mundos ¡Tenéis que ayudarme a arreglarlo!Aunque os advierto que será una misión peligrosa. Necesito el permiso de vuestros padres.
-Bart: Por favor mamá. Mi sueño es salvar el mundo.
-Homer: ¡Y mi sueño es librarme de Bart!
-Marge: Bueno, yo no veo inconveniente.
El alferez Kururu abrió un portal. Acompañado por Bart y Lisa, se dirigieron al País de Ooo.
Finn, Jake y los demás huían del ejército de sincorazón, intentando encontrar un sitio donde conseguir armas para luchar. De pronto, se encontraron con Bart, Lisa y Kururu, que acababan de llegar por el misterioso portal.
-Princesa Chicle: ¿Quiénes sois vosotros? Nunca os había visto por este reino.
-Lisa: Somos seres de otra dimensión, venimos de Springfield.
-Marceline: Vale, pues OK ¿Pero éso qué más nos da si estamos a punto de ser devorados?
En ese instante, aparecieron los sincorazón,
-PEB: ¡Oh! ¡Aquí están! ¡Oh, por mis bultos, ya no puedo correr más! ¡Una flor de bultos tan delicados como los míos se cansa pronto!
Al igual que la princesa bultos, todos estaban muy cansados, no podrían huír mucho más.
Entonces, para sorpresa de todos, Lady Arcoiris decidió salvar a sus amigos. Envolviendo a los sincorazón con su cuerpo, generó una poderosa luz que los hizo desaparecer al instante. Por desgracia, una vez se habían ido los monstruos, ella cayó desplomada al suelo.
-Jake: Lady ¡Mi amor! ¿Qué te pasa?
-Princesa Chicle: Tranquilo, Jake. Sólo está cansada, ha utilizado mucho poder de golpe para salvarnos. Lo único que necesita es guardar unos días de reposo total, y estará perfecta.
-Lady Arcoiris: Jake, no te preocupes por mí. Tienes que detener a esos monstruos, seguro que hay más. (Traducido de su idioma)
-Finn: No he entendido lo que quería decir, pero ahora tenemos que buscar a esos monstruos y zurrarles. Seguro que hay más.
-Princesa Chicle: Tranquilos, yo la llevaré al castillo y la cuidaré.
-PEB: Yo iré contigo. Paso de seguir viendo a esas cositas tan monas. Les encanta sobarse a mis bultos.
-Kururu: Esperad, creo que será mejor que vayamos a mi castillo. Allí estaréis totalmente a salvo. ¿A vosotros os importaría ir a buscar a una persona?
-Bart: Por supuesto que no, pero ¿De quien se trata?
-Kururu: De una sirena, se llama Ariel, y tiene un problema muy serio. Necesita ayuda.
 Kururu proporcionó a Lisa un objeto con el que poder abrir portales. La coordenadas ya estaban marcadas para ir a Atlántica. Finn, Jake, Marceline, Bart y Lisa se dirigieron en busca de la sirenita, mientras los demás iban al castillo Disney, donde estarían a salvo.

 Mientras tanto, en París, el nuevo equipo se dirigía al castillo de Adam, donde esperaban saber más sobre el origen de aquella misteriosa rosa que llevaba Bella. Inesperadamente, en mitad de las calles, escucharon unos llantos de mujer. No dudaron un segundo en correr hasta su procedencia. Encontraron a una hermosa joven con un elegante vestido, llorando frente al cadáver de un hombre bañado en sangre.
Esmeralda fue corriendo a atender a la mujer por si pudiera tener alguna herida. Por suerte, ella estaba a salvo, aunque su vestido estaba hecho girones y empapado con la sangre del muchacho.
-Anastasia: ¿Quiénes sois? ¡Dejadnos en paz!
-Esmeralda: Tranquila, no vamos a hacerte daño. Queremos ayudarte ¿Cómo te llamas?
-Anastasia: Me llamo Anastasia. El es mi marido, Dimitri. Hace unas horas, un monstruo apareció y nos atacó. Él murió protegiéndome.
 Pocahontas recordó que Gothel le había ordenado que se asegurase de que se uniera al grupo cualquiera con quien se encontrase.
-Pocahontas: Si es cierto lo que dices, es posible que el monstruo vuelva a aparecer. Aquí no estarás a salvo. Es mejor que vengas con nosotros.
 Anastasia aceptó porque sabía que aquella mujer tenía razón. Se cambió de ropa y se despidió por última vez de su esposo.
 Amanecía cuando el grupo había dejado la ciudad. Bella empezó a reconocer el camino, se dirigían a su aldea.
-Bella: Observa, Adam. Un poco más adelante está el pueblo donde crecí. Quizá encontremos a mi padre.
-Quasimodo: ¿Un pueblo? Quizá sea mejor que hagamos un rodeo.
-Pocahontas: En ese caso tardaríamos más en llegara nuestro objetivo.
-Esmeralda: Quasi, entiendo que te preocupe que puedan hacerte daño, pero te aseguro que no va a pasar nada malo. Cruzaremos el pueblo y llegaremos al castillo al anochecer.
 Al principio todo ocurrió con normalidad. Aunque la gente del pueblo observaba extrañada a aquel grupo tan peculiar.
-Aldeano 1: ¡Es Bella!
-Aldeano 2: ¡Bella ha vuelto!
-Aldeano 3: Llevábamos días sin saber nada de ella. Hasta había empezado a creerme la historia de Maurice sobre que la había secuestrado una bestia.
 -Gastón: ¿Bella? ¿Eres tú?
-Bella: ¡Gastón! ¡Cuánto tiempo sin verte!
-Gastón: ¿Verdad que sí? Te he echado de menos ¿Y tú a mí?
-Bella: Gastón, quiero presentarte a Adam, es mi... Prometido.
-Adam: Encantado de conocerle.
-Gastón: Con que prometido ¿Eh?
El torpe Gastón se molestó mucho al pensar que no podría conseguir a Bella. Pero, alzando un poco la cabeza, se fijó en Pocahontas y Esmeralda, sin perder el tiempo fue a ligar con ellas.
-Gastón: Hola chicas. Soy Gastón, el mejor cazador del mundo. Y también un gran conquistador. ¿Queréis ir a mi taberna y ver todos mis trofeos?
-Esmeralda: Yo estoy casada, y jamás me fijaría en alguien como tú.
-Pocahontas: Lo siento, pero tenemos cosas que hacer y no podemos perder tiempo.
-Gastón: Caramba Bella, estás prometida, haces amigas que tampoco quieren estar conmigo, y te relacionas con objetos parlantes. Quizá la historia de tu padre era cierta, sólo dime ¿El monstruo que te apresó es ese hombrecillo asustado?
-Bella: ¡Aquí el único monstruo que hay eres tú, Gastón!
 Aquellas palabras enfurecieron al cazador, que agarró a Bella por la fuerza.
-Gastón: Estás tan loca como tu anciano padre, desde que contó la historia de tu desaparición, está encerrado en su casa planeando una forma de salvarte. Te llevaré con él, todos me considerarán un héroe, y te casarás conmigo.
-Bella: ¡Déjame en paz!
Febo desenvainó su espada para apartar a Gastón de Bella, pero algo le frenó. Notaba un aire extraño y aterrador a su espalda. Cuando se giró, pudo ver a Adam en una posición muy extraña. Sus ojos lloraban sangre, y un aura maligna emergía de su cuerpo. El capitán se apartó asustado, y Adam atacó a Gastón a una velocidad que hacía imposible seguir sus movimientos con la vista.
Agarrando a Gastón, Adam desapareció. El cazador estaba aterrado, la muerte se reflejaba en sus ojos.
 El grupo intentó seguir a Adam. Finalmente, le encontraron en el bosque, a pocos metros del castillo, junto a un lago. Intentaba quitarse la sangre de las manos y la cara. Fijándose un poco, se dieron cuenta de que la sangre no era del príncipe. A pocos metros, se encontraban los restos mortales de Gastón.
Adam le había matado. Pero era extraño. Era como si alguien le hubiera poseído.
-Bella: Adam, por fin te encontramos.
-Febo: ¡Ten cuidado, Bella!
-Adam: ¡Apartaos de mí! Soy peligroso
-Bella: Adam, por favor, escúchame.
-Adam: He matado a Gastón, soy un asesino.
-Bella: Gastón nos estaba atacando, quisiste protegernos.
-Esmeralda: Escucha, estoy segura de que esto tiene algo que ver con la misteriosa rosa. Si llegamos al palacio, estoy segura de que averiguaremos algo.
 -Bella: Estamos muy cerca del castillo. No perdemos nada por intentarlo.
Asustado y confundido, Adam accedió.
-Pocahontas (pensando): ¿Era esto lo que aquella mujer dijo sobre que tendría que enfrentarme a una bestia? Estoy segura de que llegar al castillo no será el final de nuestros problemas.

 Mientras tanto, en el castillo:
-Gothel: Desde luego, este castillo es una maravilla. ¿Crees que nos lo podremos quedar después de acabar con ellos?
-Frollo: Sinceramente, eso es algo que me importa muy poco. Lo único que busco es tomar mi venganza.
-Gothel: ¿Venganza? O, por favor ¡Qué existencia tan triste! Yo puedo decir con orgullo que ya he cumplido mi sueño. Por fin he conseguido un cuerpo inmortal, ni siquiera envejezco. Ya no me hace falta el pelo de esa mocosa. Y la única condición para seguir así eternamente, es conseguir esa flor que portan.
-Frollo: Deberíamos prepararnos para la batalla.
-Gothel: No te preocupes, ya está todo pensado. Usaremos a esa princesa india para que les lleve a su perdición. Sólo hace falta enfocar las cosas como más nos conviene.
 Gothel observó a alguien que les miraba atentamente.
-Gothel: ¿Estás segura de que sabes lo que haces?
-¿?: Sí, mi señora.
-Gothel: Entoces, prepárate.
-¿?: Sí, mi señora.
La figura salió de entre las sombras y se mostró ¡Era Nakoma!

 Por fin, el grupo llegó al castillo. El ambiente era más lúgubre que nunca. Todos los sirvientes que no se habían ido con Bella, ya no estaban. Algo muy extraño estaba ocurriendo en ese castillo.
De pronto, encontraron una especie de retrato en medio del suelo.
 Bella cogió el extraño objeto y se fijo en las caras que exponía, aunque no fue capaz de reconocerlas.
 Eran Utena y Toga.
Anastasia cogió el retrato para ver tambien a aquella extraña pareja, temiendo que pudieran ser ellos los causantes de lo que ocurría en el castillo. Pero en cuanto lo tocó, un aura mística cubrió el retrato, haciendo que la imagen cambiara. Ahora, donde antes estaban Utena y Toga, se apreciaba una romántica escena protagonizada por Anastasia y Dimitri.
 ¿Por qué había ocurrido algo semjante? ¿Qué clase de magia extraña envolvía ese objeto?
Pero había otro misterioso detalle que ellos no sabían: lejos de allí, en París, los ojos de Dimitri se abrían lentamente.




CONTINUARÁ

martes, 5 de noviembre de 2013

Se cancela Dimensiones Malditas, la serie animada

Me molesta mucho tener que dar esta noticia, ya que es por causas totalmente ajenas a mí. Resulta que cuando conseguí subir el vídeo, superando los cientos de problemas que me está causando mi ordenador últimamente, Youtube decidió censurarla por utilizar soundtracks que no me pertenecían (lo cual me parece ridículo, ya que me lo descargué precisamente de un vídeo de Youtube) pero ya tengo dos advertencias por subir datos que no me pertenecían, y paso de buscarme problemas.
La verdad es que estoy muy harto de Youtube, cada vez están más pesados censurando vídeos y destrozando cosas que antes estaban bien. Así que he decidido pasar.
Tal vez algún día, después de acabar esta temporada, me decida a volver a probar subiendo los vídeos en Dailymotion, pero por ahora voy a pasar.
De todas formas, os dejo el primer capítulo para que podáis verlo aquí.
video